Buscar

Enigma entre dos afinaciones

El pianista Fedor Veselov interpretó, hace unos meses, Homenajes Enigma de David Llorens i Guillaumes, su primera obra compuesta para piano híbrido. Como un regalo para los

asistentes, la sala se impregnó de la viveza y la luz que Fedor Veselov extrajo de los timbres

del nuevo piano.


David Llorens y Guillaumes decidió ser compositor cuando, siendo todavía un estudiante de piano de ocho años, vio las piezas pequeñas que Mozart componía a los cuatro. "Si él hizo esto a los cuatro, yo voy sobrado". Entonces se emocionó con la película Amadeus. Más adelante, está claro, se hizo compositor. "Dedicarse a la composición es difícil, sobre todo cuando empiezas a decir que quieres cobrar por tu trabajo." Esto llevó a David a encontrar, navegando por las redes, a alguien llamado Sergey Gogolev que buscaba compositores para su proyecto. Se puso en contacto con él y le envió piezas. A Sergey le gustó y lo invitó a oír el sonido del timbre. Así, David Llorens i Guillaumes se convirtió en el primer compositor para ACOUHYB.


El primer concierto lo llevó a reflexionar sobre qué autores quedarían enriquecidos con el

nuevo sonido. "Encajaría Debussy en su fase más impresionista, el último Liszt -cuando se

hizo cura y compuso música religiosa-, Satie ... Sobre todo los posrománticos del siglo XIX.

También la música minimalista y ligera de Tiersen y todos sus seguidores. Y algunos

compositores de casa, no diré los nombres porque algunos ya están en contacto con el

Sergey y no quisiera aplastar la sorpresa. "


En cuanto al timbre, "he leído los otros artículos, y estoy de acuerdo con lo que dicen todos

los músicos; es un sonido melancólico, loco, nuevo, nostálgico... Pero creo que aún no me

han tomado mi palabra: movimiento. Para mí, el sonido del piano híbrido está vivo, tengo la

sensación de que nunca puede estar quieto. " Le pregunto cómo traduce esta sensación de movimiento a las piezas. "Con acuerdos de cuartas y quintas abiertas, aumentados, novenas, tiempos lentos y notas largas. Se trata de dar tiempo para que se sienta este movimiento en la vibración. De todos modos, esto no puede durar toda la pieza; es una suerte poder cambiar el timbre y hacer cosas más rápidas. En el caso de la obra Homenajes Enigma, la escribí cuando el piano aún no tenía la posibilidad de cambiar el timbre mediante el pedal; por eso el movimiento más rápido y disonante está casi todo escrito en el registro grave del piano, donde las notas tienen sólo una cuerda y el sonido "crazy" no es posible. " Hay que sentirlo para entenderlo. "Es curioso que, cuando lo pruebas con los intérpretes, ves que hay lugares donde no te esperabas que el timbre sonara bien y lo hace. Entonces lo cambias. "


Con Fedor Veselov, el pianista intérprete, se entendieron enseguida. "Le encantó la primera

obra. Nos hemos visto, hemos quedado a menudo (bueno, no tanto, no siempre disponemos de todo el tiempo que quisiéramos), tenemos una visión parecida de lo que es el arte, cómo se debe interpretar ... A veces incluso me sorprende la manera que tiene de interpretar. Es bonito ver cómo alguien aporta cosas sobre la base de lo que has hecho. Naturalmente, el intérprete debe poner su parte para superar la "frialdad" de la partitura. El compositor a menudo se pierde en armonías, resonancias, disonancias ... Y es el intérprete el que desde fuera tiene que encontrar la expresividad. Yo a veces pasaría de apuntar dinámicas, ligaduras... Y dejaría que las eligiera el intérprete. "


David ha compuesto sobre todo para cámaras, coplas y orquesta, y ha pasado por muchos

tipos de agrupaciones e instrumentos (curiosamente, ha creado poco para piano).

Homenajes enigma es una pieza compuesta exclusivamente para un piano híbrido. Tiene una continuación llamada Reflexiones, un dúo de piano y violonchelo, que fue interpretado por el Dúo DeLis el ocho de mayo de ese mismo año (en el artículo sobre este concierto

analizamos la pieza más a fondo). "A Reflexiones ya no pensé en ningún compositor, quise

que fuera más personal y experimentar qué podía hacer yo con este timbre. Es bastante

diferente de todo lo que he compuesto. Aunque considero que es mi mejor obra, a pesar de haber hecho otras después." Puede que dentro de poco tiempo oigamos un trío, compuesto desde hace tiempo, que ha esperado que se estrenaran las otras dos piezas para aparecer y sumar un instrumento más a las armonías del timbre "crazy".


"Me gustaría seguir experimentando con estos y nuevos timbres." David propone a menudo

ideas a Sergey y este le aconseja, desde el conocimiento de la técnica. "Quizá se me ocurre ir tocando las cuerdas con los dedos para cambiar de sonoridad, y el Sergey me dice: hombre, así se llenarán las cuerdas de grasa y se oxidarán!” Bueno, es un ejemplo, esto ya se hacía hace tiempo, pero ilustra la idea ".


David Llorens y Guillaumes define su estilo como ecléctico. "Soy de formación clásica y me

encanta, desde que descubrí Mozart. Ahora ya no lo tomo tanto como referente y me atrae

también la música impresionista, la del siglo XX y la contemporánea. Quizá por rebelión con

la familia fui pasando de Stravinski a Ligeti, Stockhausen... Por otro lado, escucho mucha

música moderna, rock, heavy metal, rock catalán... En la obra Reflexiones, por ejemplo, hay

un pasaje muy heavy metal. Confieso que me gustaban mucho grupos como Metallica y

Guns and Roses. Bueno, Guns and Roses sólo hasta que vi cómo era su directo."

"Cuando compongo soy más cerebral que sentimental. No me imagino ni el campo verde

con flores ni la escena terrorífica. Después puede que te vengan algunas imágenes, pero

empiezo siendo cerebral. Mi proceso de composición es empezar buscando sonoridades.

Borro más que escribo, voy cerrando cosas. Hasta que hay un momento en que la pieza me

lleva y me olvido del resto. Entonces tengo que ponerme alarmas para no olvidarme de la

vida cotidiana. En este momento, manda la obra y no yo. "


Homenajes enigma se llama así porque está inspirada en varios compositores que, según

David, encajan mucho con el timbre. "Es la obra menos personal que tengo porque siempre

recuerda alguien... Algunas partes pueden llegar a ser un plagio". Le pregunto cuáles son los compositores, y destaca que la segunda parte del nombre es "enigma". No me lo puede

contar. "De hecho, hicimos un juego para Facebook donde colgábamos fragmentos y la gente tenía que intentar acertar. Fue curioso, porque a menudo decían autores que no eran los que tenía en mente, y descubría que habrían podido encajar, también. De todos modos, no tuvo mucho éxito. "


A raíz de la anécdota de Facebook, le pregunto por el mundo de la música actual. "Está

perdido. Tenemos mucha música popular, electrónica e independiente de poco nivel; todo

está prefabricado y repite las mismas estructuras, y por tanto, todo suena igual. Y los que

luchan por una música contemporánea innovadora, tal vez vertiginosa, están en un rincón y

no tienen proyección. Incluso aquí hay obras buenas y otras que suenan fatal; como en una

exposición de pintura, no todos los garabatos están bien hechos. Y la música clásica tiene un público con media de edad muy elevada, y pronto se quedará sin. Pienso que debería acabar con lo “carca" de los conciertos. Este aura de efeméride de las grandes salas no es visual; los músicos salen elegantes y con cara de amargados, siempre interpretando las mismas obras de los mismos compositores. Pienso que hace falta una puesta en escena más moderna, con luces y humo para atrapar al espectador, y que se pueda ir a ver un concierto de manera más distendida. Quizás, incluso, tomando una copa mientras escuchas la música."


Este es el contexto donde se intenta abrir paso el proyecto de ACOUHYB. "Creo que será

difícil porque hoy en día lo que funciona es lo electrónico. A mí lo que me gusta es lo

acústico. Una cosa es tocar instrumentos y otra que el ordenador te busque la música. Me

gustó mucho la idea de buscar con acústico la sonoridad nueva. Me encanta pero va a

contracorriente." O quizá porque va, nos gusta. "Todavía está en proceso de hacerse; es muy nuevo. A veces, con Sergey hablamos, buscando nuevas posibilidades de timbre. Él siempre va por delante de lo que has pensado. Es un proyecto con mucho margen de evolución, aunque vivo y en construcción." El proyecto ACOUHYB tiene la viveza de un dinamismo siempre con un pie en la contracorriente: todo un torbellino acústico.


7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo